Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Partido Demócrata

Sonia

   Todo parecía paradisiaco: el sol, la playa, el lujo, el buen humor… Sin embargo, el anfitrión se convertía en un ser depravado cuando se cerraban las puertas. En su isla privada del Caribe, Jeffrey Epstein abusaba de decenas de adolescentes. Una de sus víctimas, Chauntae Davies, nos desvela ahora las fotos de la guarida del monstruo.

Los lugareños la llamaban la ‘isla del pederasta’. Palmeras, bungalós pintados de azul y blanco, una piscina, un extraño templo con una cúpula dorada… Tiene aspecto de parque temático, pero era la guarida de un monstruo.

Un insaciable minotauro que exigía un tributo incesante de chicas jóvenes. Al menos 80 de ellas aseguran, según la acusación, haber sufrido los abusos sexuales de una jauría de la alta sociedad. Muchas eran niñas de entre 12 y 16 años, algunas lucían brackets y habían sido captadas a la puerta de sus colegios.

Isla orgía 4

En la isla…

Ver la entrada original 1.003 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: