Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

El país de las lentejas

engkan

Había una vez un alegre y hermoso país en el que todo aquel que trabajaba no tenía ninguna preocupación alimenticia, los salarios alcanzaban para el famoso mercado del mes y mucho mas, y el mínimo porcentaje de las ganancias de un próspero comerciante era equivalente a la compra del supermercado completo con las cajas registradoras incluidas. La abundancia se sentía en el aire, las personas elegían lo que querían comer e incluso se daban el gusto de adquirir algunos productos según sus marcas descartando otros por considerarlos chimbos (de poca calidad) o simplemente porque querían llevar lo que satisfacía sus necesidades como compradores.

En aquel chévere país, unos disfrutaban una reina pepiada, otros una empanada de cazón, otros unas arepitas dulces con queso y uno que otro personaje exótico desgustaba una sopa de mondongo con patas con su respectivo toque dulce que le aportan la batata y el plátano. Así…

Ver la entrada original 629 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: